Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola

Entrevista a Lumpen

27 / 07 / 2015

Entrevista de Raquel García a Lumpen, caricatura de Fran Cornejo, publicada en el primer número de la revista de MLPZ

 

MLPZ/Raquel García - 27/07/2015

 

Antonio, “Lumpen”, es un humorista gráfico sevillano  que  no busca la “carcajada  fácil” sino crear una reacción en el lector. 

Se define como el último peldaño cojonero, pero que tiene una vista privilegiada de como una parte de la sociedad va marcando el paso de los demás. Su estilo es crítico y directo. 

 

En sus viñetas se nota la mano de un licenciado en Bellas Artes y de un creativo. De hecho, en la adolescencia quería ser guitarrista o fotógrafo, y aunque, la vida lo llevó por otros derroteros, ahora su reto está en convertirse en un artista de la imagen y un dibujante superviviente. 

 

Una pregunta poco original,¿quién se esconde detrás de Lumpen?

 

Si os lo digo saldrá a la luz mi identidad, por lo que no me queda más remedio que pedir asilo político en alguna isla tropical. Con un chalecito de nada me conformo. Soy un tipo con una cierta impresión de que llevamos mucho tiempo yéndonos a la mierda sin terminar de irnos del todo.

 

¿Por qué eliges Lumpen como nombre de guerra?

 

No pasé mucho tiempo pensando la elección de ese pseudónimo. Sencillamente creí que firmar con ese apodo era la forma más directa de presentarme y declararme en el estatus más desvalijado de la jerarquía social, sin nada en propiedad que pudiese esconder ni de ser señalado más que la maraña de pensamientos que catalizo con dibujos. Es como una forma de decir, pero sin victimismo, “aquí estoy, soy un lumpen, soy el último peldaño cojonero que pisas pero que tiene una vista privilegiada de cómo una absurda parte del mundo va marcando el paso al resto dormido de un modo pavoroso.

 

 En tu descripción personal, hay toda una visión del humor gráfico, diría que una declaración de intenciones, puedes profundizar en el concepto de “humorista trágico”.

 

Me afectan especialmente los dramas, que no por ello hago humor negro. Más allá del humor como una herramienta para reír, me atrae la idea de dar en la llaga ante tanta ceguera, me siento tomando parte especialmente en la sección de los acontecimientos más dáñinos que recibimos a diario, y no solo eso sino que yo también indago para plasmar una escena gráfica en la que más que buscar el humor de una carcajada pretendo que sea el artefacto de una reacción. Por otro lado, creo que el panorama actual de lo político y lo mediático me da bastante pena, de ahí la mirada trágica.

 

¿Crees que un humorista gráfico lo tiene ahora fácil? ¿Cuenta con un aliado como son las redes sociales?

 

No creo que para un humorista gráfico ahora sea más fácil. Un gran éxito de las redes sociales es el potencial de divulgación, eso irrefutable, pero no es sinónimo de éxito en lo que rentabilidad para ganarse la vida se refiere. Obviamente, que tu obra sea difundida y seas conocido abre puertas para tal fin. Ojalá hubiese un consumo más óptimo del humor gráfico, lo vería muy sano tanto para humoristas como para receptores.

 

 ¿Cómo ves el gremio del humor gráfico?

 

Lo veo superviviente. Quizás pueda estar equivocado, pero es un oficio duro en lo que a seguridad de futuro pueda dar. Por otro lado lo veo valiente, al menos al sector de humoristas al que más sigo. Eligiendo temáticas comprometidas con entorno, sin callarse, sin miedo a las mordazas ni censuras, con una puntería muy bien ajustada a la diana. No dejando de ser lo que son, ni perdiendo su identidad ni virando el rumbo.

 

¿Cómo se da el paso de hacer unos cuantos garabatos en casa a intentar vivir del humor gráfico?

Pues esta pregunta me la hago todos los días y cuando tenga la respuesta os la envío. Llevo un buen puñado de años dibujando y dedicándome a hacer humor por otras vías, pero he de decir que Lumpen nació hace muy poco y es ahora ese el reto que se ha puesto.

 

Admiras a alguien...

 

Admiro muchísimo a El Roto, es mi preferido en su forma y en cierto modo el que ha hecho que sientiera inquietud de hacer lo que hago. Forges es otro grande. También me siento influenciado por JR Mora que trabaja para esta revista, su forma de contemplar el payaseo diario de noticias es un deleite. Es una lista muy larga de dibujantes de viñeta a los que admiro como para desglosarla aquí.

 

Hay algún tópico sobre el humor gráfico que te gustaría romper

 

Sí. Sin duda, que tengamos más humoristas gráficas.

 

¿Qué es lo más que te gusta de tu vocación? ¿Y lo que menos?

 

Lo que más me gusta de esto es tener libertad plena y absoluta, algo que no tengo en mi trabajo diario. Y lo que menos es que debido a la gran éxito de las redes sociales desde hace años, ha entrado en juego una cierta adicción a sentirme satisfecho cuando existe repercusión. Me refiero a ese incómoda ansia por ver retuits y notificaciones tras una publicación para demostrarte que tu viñeta está gustando. No me gusta especialmente hacerme esclavo de eso.

 

 ¿Cuál es la viñeta que más te gusta a ti personalmente de las que has hecho, o dicho de otro modo, hay alguna de la que te sientas especialmente orgulloso?

 

Creo que aun no me siento especialmente orgulloso de ninguna, aunque aquella del náufrago griego pidiendo ayuda y desde arriba le lanzan ayuda germana con una acuerda con nudo de horca parece que funcionaba muy bien como metáfora de la situación helena de los últimos meses.

 

 Al hilo de la anterior, ¿esa viñeta coincide con el gusto del público en general?

 

Gustó bastante, aunque nunca hago recuento ni rankings de la mejor valorada.

 

¿Cómo llevas eso de las críticas, que conlleva cualquier trabajo público?

 

Perfectamente, soy inmune. No me afectan las destructivas, ni trato de creerme demasiado las alabanzas.

 

¿Crees que existen límites en el humor, después de lo vivido, por ejemplo, con los tuits de Zapata o con el atentado de Charlie Hebdo.

 

A menudo pienso que existen pero nadie sabe dónde está exactamente esa frontera. Y sinceramente no deberíamos dejar que pusiesen límites, porque acotar de manera prohibitiva la libertad derivaría en una represión futura. ¿Pondrán mañana límites al humor del Club de la Comedia? ¿Censurarán el próximo mes monólogos de Gila en internet?

Al respecto también quiero decir que están buscando que el foco caliente sea debatir sobre los límites del humor, pero no es más que la estrategia de despiste para que no hablemos de la doble vara de medir con la que ellos se contradicen para usar las libertades según les plazca y de manera arbitraria.

 

 ¿Qué es para ti una viñeta?

 

Un artículo de opinión, es la chasca visual de lo que no te han contado. Es el escenario perfecto para una segunda lectura, un mapa que quizás te sirva para conocer el rumbo que están tomando muchas cosas.

 

¿Qué quieres ser de mayor?

 

Mi padre, al que perdí recientemente contaba un chiste que siempre recuerdo:

-Niño, ¿tu qué quieres ser de mayor?

 

-Superviviente.