Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola

“Cualquier situación puede tener una resolución con connotaciones sexuales”

06 / 04 / 2009

JRMora /Mi Lápiz.  Fotos: Palomitas y Maíz

Uno de las sensaciones que más desaniman a cualquier dibujante en la red es ver cómo pasan los meses y, al margen de la cantidad de  visitas, comprobar que nadie opina  nada sobre las viñetas, ni para bien ni para mal. En Palomitas y Maíz esto no sucede, en poco tiempo ha conseguido una buena tropa de visitantes activos.

Conocimos el trabajo de este autor cuando su blog apenas tenía unas horas de vida, una vez más el directorio fue el aviso de su existencia. En seguida supe que seguiría leyéndolo y así lo decidieron muchas otras personas

Detrás de Palomitas y Maíz  está un dibujante de 28 años cumplidos el 22F y nacido de una pequeña ciudad de Alicante , que además de aceptar esta entrevista explica así la calurosa acogida de sus viñetas:

PyM: El webcómic de palomitas y maíz ha tenido “tres suertes”. La primera ha sido la bondad con que otros bloggers lo han linkado. La segunda, el aprecio con la que muchos usuarios han meneado y publicado las viñetas por doquier. La tercera, haber caído en gracia a distintas comunidades repletas de gentes gustosas de comentar (geeks, linuxer@s, frikis, salid@s…)

Una pregunta tópica y recurrente que suele caer a todo dibujante es cómo hace sus viñetas, la gente por lo general tiene curiosidad por conocer el proceso de creación.

¿Cómo haces tus palomitas y maiz? ¿Hay algo de cierto en este cachondo makin-of que publicaste  en tu blog ?

PyM: Casi nada de lo que hay dibujado en esa tira es cierto.

No existe ninguna máquina llamada IBM Transcopier, y si existiese, probablemente no tendría ni espacio ni dinero para mantenerla. Ni siquiera tengo escáner en casa. En realidad lo único que hago es dibujar las viñetas con una tableta gráfica, postproducirlas un poco y superponerlas sobre una foto de un papel arrugado.

La tira que citas la coloqué para celebrar las 100.000 visitas y las 50 tiras.

Me pareció divertido dejar caer una mentirijilla para comprobar cómo se lo tomaba la gente. Ante mi asombro muchísimos visitantes se lo creyeron a pies juntillas.

 

Todo personaje tiene su pequeña historia… ¿De dónde salen Palomitas y Maíz?

PyM: Palomitas y Maíz surge de la frustración. Me explico. Uno siempre intenta estar haciendo algo; una animación, un dibujo, lo que sea… Pero el día a día y un trabajo en exceso absorbente te quita el tiempo para todo lo que no sea comer y dormir.

Al final, para las personas con inquietudes creativas, tener mil proyectos inacabados por falta de tiempo convierte la vida en pura monotonía y resignación. Pensé que necesitaba algo “rápido”, que me permitiera sentirme satisfecho continuamente dedicándole poco tiempo y que pudiese hacer a mi aire. Sin obligaciones.

Hace más de 6 años tuve una web de viñetas y animaciones mías que consiguió tener bastante repercusión. Las viñetas pasaban más inadvertidas pero las animaciones fueron muy bien recibidas. La gente todavía se las pasa por e-mail y hay un tipo que ahora las está colgando todas en Youtube, lo cual me parece fantástico. El asunto dejó de ser divertido cuando me marqué unos objetivos demasiado ambiciosos… Excesivo estrés para una afición y demasiado poco talento por mi parte para convertirlo en una profesión. Sencillamente me cansé y lo dejé tras 13 episodios animados y 660 viñetas. Le pillé tanta manía al proyecto que ni siquiera conservo los originales.

Ahora no quería hacer nada con demasiadas aspiraciones. Palomitas y Maíz es un formato abierto, sencillo, sin obligaciones y en el que tiene cabida cualquier tema. Es mi pequeña ilusión diaria. Soy programador web y en cambio uso una plantilla de wordpress y un hosting gratuito, pero es que esto es para divertirse, no tiene porque parecer profesional. Por eso también los tres dibujitos que salen no son personajes en toda en regla. En cada viñeta tienen un modo de actuar, son como actores.

Dibujar a Jim y a Pepe por primera vez me tomó menos de 5 minutos y fue algo totalmente involuntario… pensé: “¡No los toques más ni los cambies de color o se te estropearán!… y ya que los has dibujado haz algo con ellos”. El título lo dice todo… El maíz es fácil de conseguir, venden en todas partes, y las palomitas se hacen en segundos y llenan un montón.

 

¿Tienes pensado darle continuidad eterna a los personajes  o tienes otras viñetas escondidas con otros protagonistas que no hayamos visto?

PyM: Mientras me baste con estos 3 los mantendré. Si no recuerdo mal sólo en un par de tiras he usado personajes no habituales. Una vez necesité que apareciese George Clooney y lo que hice fue ponerle a Pepe una camiseta con su nombre. Inmediatamente se convirtió en George Clooney… ¿Para qué voy a necesitar más personajes? ¡Si con los tres que tengo los tengo todos!

¿Antes de abrir tu blog con la serie Palomitas y Maíz leías webcomics o blogs de humor gráfico? en ese caso… ¿cuales?

PyM: Sí que leía algunos, pero ahora leo muchos sencillamente porque conozco más. En el humor me gusta por encima de todo la originalidad, la agudeza y a ser posible la sencillez. Ya me da igual después si se habla de crisis o de pedos. Si un site cumple esos tres requisitos es pasto de mis feeds.

Si tuvieras que recomendar sólo tres de ellos ¿cuáles serían?

PyM: Pues escogería para este caso los tres con lo que más me identifico, que son:

“Cyanide and Happiness”

“Dósis Diarias” de Alberto Montt

“Nimias Cosas Mínimas”

¿Cuál es tu ocupación habitual ?

PyM: Trabajo en un pequeño estudio de creación digital junto a cuatro compañeros estupendos. Lo que hago allí varía mucho dependiendo del proyecto. A veces diseño, a veces hago animaciones, pero lo que más hago con diferencia (porque es lo único que en realidad se me da del todo bien) es programar en Actionscript, que es el lenguaje de Flash… ese que tan poco gusta a los programadores de web 2.0. Lo siento chicos, pero a mi me encanta.

-Hay un algunos temas que , aunque tratados desde un planteamiento “suave” por llamarlo de alguna forma,que están presentes en tus viñetas como son el rollo geek y el sexo, entre otros.

¿Crees que esto  hace que atraigan a gente de una edad determinada?

PyM: Sí, sí. Seguro. No conozco a mis lectores, pero estoy convencido de que el rango de edades se encuentra entre los 15 y 30 años. Personalmente creo que las viñetas que hago pueden gustar y disgustar a cualquier edad, pero reconozco que las picantonerías, los dibujos infantiloides, las palabrotas, los giros locos y los sinsentidos son más del gusto de un público joven.

Suelo incluir todo tipo de guiños geek, maqueros, linuxeros, frikis, etc… porque me encanta la gente que se siente identificada con algo que los demás no, y lo incluye en su día a día, en su cotidianidad, y hablan entre sí con toda normalidad sobre ello, como quien habla de política o del coste de la vida. Intento siempre que este tipo de tiras sea inteligible para el público que no esté familiarizado con los términos del grupo sin perder la coloquialidad del diálogo. Las tiras que versan sobre sexo en cambio no suelen necesitar demasiadas explicaciones… y en principio, es un tema que a todo el mundo interesa y que siempre, siempre, siempre, siempre se puede mezclar con cualquier otro.

Mi teoría es que cualquier situación puede tener una resolución con connotaciones sexuales. Aunque a veces hay que devanarse mucho los sesos para encontrarla. En persona no estoy tan salido ¿vale?

Palomitas y Maíz tienen un ambientillo de inocencia infantil con sus crueldades escondidas ¿Te pareces en algo a ellos?

PyM: Muchísimo, aunque intento que no se note demasiado. Soy un tipo bastante práctico, de modo que no suelo lectorchocointeresarme por cualquier cosa. Sé de lo que sé y leo de lo que me interesa. De lo otro, no. Por eso peco de ingenuidad en un montón de aspectos de la vida. No sé conducir, por ejemplo. Y tampoco sé nada de geografía.

Mis personajes también suelen ser ingenuos. Un personaje ingenuo puede ser tomado por tonto e ignorante, o puede ser merecedor de nuestro cariño, puede tener cierto sex appeal rollo Lolita, o sencillamente parecer natural, lo cual me encanta. Da mucho juego. La ingenuidad básicamente otorga frescura a Palomitas y Maíz, y es lo que en mi opinión hace que emerja la empatía con los personajes que interpretan Jim, Pepe y Eli.

También suele gustarme mucho combinar los extremos, sobretodo en la viñeta final. Me alucinan los juguetes infantiles (peluches inclusive) tanto como las películas independientes y eso se refleja en las tiras.

¿Leen tus viñetas las personas de tu entorno más cercano?,¿conoces lo que opinan de ellas?

PyM: Sí que las leen de vez en cuando y a veces me comentan alguna en concreto que les ha gustado o parecido más mala. Pero no causan furor.

-En la red se ha hablado en más de una ocasión sobre el futuro de los webcomics sugiriendo que acabarían comiéndose el terreno al papel (los mismo se comenta, hasta la saciedad, de la prensa digital frente a los medios en papel)

¿Crees que acabaremos leyendo viñetas mayoritariamente en internet o en un móvil?

PyM: La verdad es que no tengo ni idea. Personalmente creo que lo que está ocurriendo es que la cantidad de lectores se amplía y reparte en medios distintos. La televisión, la radio e internet no han acabado con la prensa escrita y en cambio sí han conseguido que más gente se interese por la actualidad.

Imagino que a partir de ahora sí se leerá más humor gráfico por Internet que en papel, pero sencillamente porque habrá muchísima más oferta.

La gente leerá a Forges y a El Roto en el periódico así como accederá a infinidad de otros autores más o menos conocidos a través de la red. Seguramente si ofreciese mis tiras a cualquier medio impreso no las querrían porque en el fondo no son buenas, o porque son demasiado directas, o a saber porqué… Internet en cambio me ofrece una audiencia bondadosa y amable que entiende el nivel “amateur” y friki de mis historietas y lo aprecia tal cual es.

Siguiendo con los topicazos y los victimismos clásicos del gremio. Aún se habla de que hay personas que consideran el dibujo de humor como un “arte menor” (yo no conozco a ninguna)

Muchos dibujantes en sus inicios suelen mostrar una postura despreocupada, quizá ante la falta de expectativas de convertir su actividad en una ocupación profesional a tiempo completo.

Si no tuvieras más remedio que ponerle precio a la pieza (una viñeta) para venderla ¿cuál sería esa cantidad?

PyM: Efectivamente no hay artes menores. Eso sí lo afirmo con rotundidad. Está muy bien que la palabra “arte” evoque en nuestra mente imágenes de La Capilla Sixtina… pero en definitiva el arte es transmitir sensaciones e ideas. Si yo leo una viñeta dibujada con monigotes y me hace gracia, por poca que sea, la comunicación entre el autor y lector se ha establecido y entonces ha “habido arte”.

Respecto a poner precio a una viñeta… supongo que es porque no me han tentado nunca con una oferta, pero yo le pillo muchísimo cariño a las cosas que hago y salvo si son para regalar me duele mucho desprenderme de ellas. Si tuviese que vender una, pondría el precio acorde al uso.

Si fuese para publicar en un medio de gran difusión que consigue beneficios mediante publicidad o venta el precio sería más alto y si fuese para un particular que aprecia una tira y la quiere para su disfrute personal probablemente el precio sería lo que costara la impresión y los gatos de envío y gestión. Para este último caso, mi situación es distinta a la de otros dibujantes porque yo lo hago todo en digital. No existen originales y una impresión no tiene el valor sentimental que tiene un papel entintado.

Un encargo en cambio, no dudaría en cobrarlo a buen precio por muy amateur que sea lo que hago. El precio rondaría los 250€ (una jornada de fontanero) y variaría según la audiencia del medio. Por menos, ya me lo quedo yo (a no ser que esté hambriento, claro).

No puedo dar recomendaciones como ilustrador, pero sí puedo hacerlo desde el ámbito laboral: ¡Amateurs del mundo! ¡Cobrad a las empresas por vuestro trabajo! Si queréis daros a conocer os quedáis igual haciendo gratis el logotipo a la charcutería de al lado. Las personas tenemos un problema con los precios… tendemos a menospreciar lo que nos ha costado barato.

No se trata de cobrar un pastón por un trabajo de aficionado, pero el tiempo y cariño que se le dedica a una obra debe ser recompensado con equidad, de lo contrario estamos devaluándonos nosotros y a los compañeros del sector.

¿Dónde te gustaría que se publicara tu trabajo?

PyM: No tengo aspiraciones de este tipo. Me estropearía la diversión tener que publicar periódicamente algo en cualquier medio importante. No obstante, me encantaría ver publicada a modo de reseña una única tira en algún periódico de tirada nacional, o ya por pedir, en El Jueves. Por aquello de recortarlo y guardarlo.

Visitar Palomitas y Maíz